Crónica del Espacio de Encuentro Comunista

Esther Díaz Pedroche (@EstherDPedroche)

Han pasado cuatro meses desde mi última entrada. No soy persona de método y sí mucho de sensaciones, experiencias y hasta pasiones. No espere nadie encontrar aquí algo objetivo, teórico, impersonal. No sé si por demasiado ego o por poco, el caso es que asumí ya hace tiempo que no soy capaz de parcelar casi absolutamente nada; por lo que mi vida política, personal, laboral, virtual suele entremezclarse a menudo. Dicen las mentes preclaras que eso es una carencia, porque el marxismo es análisis, rigor y propuesta científica. Sea como fuere, la que aquí escribe tiene la profunda convicción de que el comunismo nace, antes que nada, de la fraternidad, de la capacidad de empatizar, de ser capaces de ponerse en el lugar de los demás. Por eso, me rebelo ante la noción fría y descarnada que se pretende imponer del comunismo y apelo a la necesidad de unir razones y afectos, de ser humanos, demasiados humanos (parafraseando la obra de Nietzsche). Baste lo expuesto para aclarar que lo que aquí se cuenta es únicamente mi relato personalísimo del encuentro, ni más, ni menos. Además, después del desierto político por el que deambulo últimamente, me satisface mucho volver a sentir la necesidad de escribir y compartirlo. Allá voy.

Por fin llegó el 26 de septiembre. Llevaba tiempo esperando la cita, lo que en mí puede ser bastante contraproducente, dado mi irrecuperable talante adolescente. Muchas elucubraciones, demasiadas conjeturas, alguna esperanza y una curiosidad infinita. A todo esto había que sumar la parte humana, que como ya he dicho, para mí siempre es la esencial. Por fin iba a desvirtualizar a gentes que llevaba tiempo queriendo conocer, especialmente, a Vigne y a Marat. Así que me levanté con todas las ganas del mundo, pero también con todos los reparos habidos y por haber.

Llegué al punto de encuentro y comenzaron los saludos. Gentes con las que me reencontraba, gentes a las que ponía cara después de muchas conversaciones y gentes de las que no sabía nada, salvo que acudían a un encuentro que iba dirigido a comunistas. No deja de sorprenderme que, a pesar de toda la mala prensa y la propaganda en contra, siga habiendo gentes que se identifiquen como comunistas. Me sorprende, me alegra, me esperanza porque resistir es vencer y tal cual está el mundo hoy en día en el que el neoliberalismo (el liberalismo de siempre, por otro lado) va apoderándose de todo y de casi de todos, sin embargo, sigue habiendo “incautos” que defienden la necesidad del comunismo.

He de reconocer que mi tendencia al pesimismo existencial, la historia de las organizaciones comunistas y mi nula creencia en la posibilidad de un cambio real a corto o medio plazo me hacen ser excesivamente escéptica e incluso burlona cuando escucho ciertas palabras rimbombantes y ciertas expresiones. No puedo dejar de reivindicar la actitud política de ser de mortadela con aceituna, lo que me hace alejarme de algunos planteamientos porque los entiendo viciados por costumbres que creo que nos aíslan, más que otra cosa. No obstante, no ahondaré más en ello porque el caso es que, incluso a mi pesar, las sensaciones positivas iban aflorando de forma natural en mí.

Al principio, todo parecía lo de siempre: un grupo de gentes que cogen la palabra porque les encanta escucharse a sí mismos y, sobre todo, que el resto les escuchen y les admiren. Lo siento, pero en las reuniones políticas me da la impresión de que se escucha poco y se habla mucho. Pero me sorprendió gratamente que todos hablaran de forma positiva hacia la iniciativa. Es más, en algún momento aquello parecía una catarsis, se sentía la necesidad de reencontrarse con gentes semejantes, de saberse muchos más de los que siempre pensamos ser. Sólo eso ya es positivo y ya hacía que el encuentro mereciera la pena porque, como señaló una compañera, creo recordar que dijo llamarse Carmen, el capitalismo nos iba ganando por goleada porque nos había metido dos goles: el individualismo y el consenso. Y así es, si hasta los comunistas tienen problemas para empatizar y confraternizar, apaga y vámonos; puesto que, en mi modesta opinión, el comunismo nace de una idea básica: tomar conciencia de que juntos somos más fuertes y organizados podemos llegar a ser imparables. Por tanto, mal vamos si entre comunistas no somos capaces de ir tendiendo puentes y tejiendo redes.

Otra compañera de Granada hizo que por fin entendiera que aquello iba realmente conmigo. Era una comunista del ámbito rural y expresaba la necesidad de que los compañeros de Madrid entendieran lo difícil que es pensar y vivir intentando ser coherente estando en la soledad más absoluta.  Y llegamos así al mismo punto con el que  casi iniciaba la crónica, cuando os contaba que allí se podía palpar las ganas de encuentro, las ganas de saberse más, las ganas de poder construir un espacio que se identifique como comunista. Un espacio que reivindique con orgullo su historia de lucha, que haga visible la lucha de clases y se sitúe claramente de parte de los trabajadores y trabajadoras. De hecho, así comenzó el encuentro, con un minuto de silencio para recordar los últimos fusilamientos del franquismo, con una defensa de los sindicalistas que están siendo perseguidos y con un afectuoso recuerdo de Alfon. Como primera toma de contacto, pues, resulta muy positivo que la sala se llenase, que se quisiera seguir por ese camino iniciado y que se hiciera evidente que sólo desde lo colectivo podremos construir ese contrapoder necesario para enfrentarse al Capital.

Era el primer encuentro y está todo por hacer y construir, aunque yo salí con ganas de más y creo que la gran mayoría también. Me gustó el sosiego que muchos transmitían, las ganas de hacer las cosas sin prisa pero sin pausa, la apuesta por un espacio (me parece muy acertada la fórmula porque no encorseta y recalca la necesidad del encuentro, de practicar la verdadera camaradería) al margen de lo electoral y con la idea de poner el acento en lo concreto, en las luchas que tenemos la obligación de afrontar y de cómo afrontarlas. Por supuesto que queda muchísimo por hacer, pero empezar a caminar es a veces lo más costoso y esto ya se ha hecho.

Para terminar, no quisiera dejar pasar la oportunidad de apuntar una crítica que hago con la intención de que sea constructiva. Los espacios públicos tienen un sesgo patriarcal que debemos conseguir cambiar. Hace falta, para ello, más mujeres que se atrevan a participar y, a la par, buscar fórmulas que posibiliten que nosotras nos sintamos con el respaldo suficiente para atrevernos. ¿Cómo? No sé, no tengo ninguna varita mágica, supongo que será un tema de reflexión colectiva que deberemos abordar porque la revolución será feminista o no será.

Queda por tanto patente que es posible apartar los prejuicios, los recelos estúpidos y que ya va siendo hora de ponernos a practicar lo que decimos defender: la construcción colectiva del pensamiento y la unidad de acción. Seguimos.

Fuente: http://larepublica.es/2015/09/28/cronica-del-espacio-de-encuentro-comunista/

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s